24 abr. 2014

Cayo levantado


Hola mis amores, espero su semana halla tenido un excelente desenvolvimiento!
Hoy le toca el turno a la segunda parte del post, de mi viaje a Samana.
El segundo día fue mas emocionante que el primero, antes que nada en este segundo día hubieron muchísimas emociones , hasta lagrimas (De impotencia).


Salimos tempranos del hotel porque teníamos planeado ir a una pequeña isla "Cayo levantado"
la experiencia fue increíble poder cruzar el mar, verlo de cerca con sus aguas cristalina, sencillamente maravilloso, luego de cruzar llegamos al paraíso, la playa mas hermosa que  jamas mis ojos han visto, esta en ese rinconcito en medio del mar.
Mi amiga y yo la pasamos divinamente, bebimos piña colada, tirada en un cherlon, y la playa wow sin palabras para describirla.
Perdimos la noción del tiempo, lamentablemente pero es que en ese paraíso cualquiera, el caso era que salíamos a Santo Domingo ese mismo día, por consiguiente teníamos que salir temprano, para no hacerlo mas largo, llegamos tarde a la parada de autobús ya no habían mas vehículo a esa hora para Santo Domingo, decidimos hacerlo en escala, el peor error, en el siguiente pueblo no habia autobús y estaba desolado a las 6:20 de la tarde, intentamos pedir una bola y nadie nos la dio emprendimos una aventura en un motor como de 20 km aprox, hasta el peaje mas cercanos, en el camino callo bastante agua, luego de llegar nadie nos ayudo ahí tampoco, me dio tanta rabia e impotencia
 (Aunque entiendo perfectamente que es difícil montar descocido en la noche)
Me di cuenta la falta de empatía 
de las personas, luego un buen señor a las horas nos llevo, hasta donde pudieran nuestros familiares recogernos, esta historia me enseño muchísimo, se que es muy larga, pero quería compartirla con ustedes.
Aprendí que las cosas nos e pueden hacer de un día para otro,
Aprendí a tener mas misericordia.
Aprendí una historia mas para contarle a mis nietos. 
Al final están las fotos.

Gracias por leerme!
xoxo